PODANDO ÁRBOLES

FRANCISCO SALINAS PAZ*

WOLFGANG: “Mucho puede decirse en favor de todas las reglas y preceptos del arte; y poco más o menos lo mismo puede decirse en alabanza de las leyes sociales. Un hombre que se conforma y se atiene estrictamente a ellas no produce nunca nada que sea absurdo o positivamente malo, lo mismo el que se conduce con arreglo a las leyes y a los que exigen las conveniencias sociales, no será nunca un mal vecino ni un insigne malvado; pero en cambio no produce jamás nada notable.” (Werther. Carta del 26 de Mayo)

PERBERTO: ¡¡¡A ver, a ver, a ver!!!   Mi querido Goethe, barajeámela más despacio. O sea que todos aquellos seguidores de normas nunca producirán nada notable, digamos que seguir las reglas permite que los miembros asimilados de una sociedad sean considerados como buenos. Pero la creatividad y el genio quedan anulados. ¿Cierto?

WOLFGANG: ¡¡Así es, mi querido amigo!!!

PERBERTO: Por lo tanto mientras tengamos una sociedad injusta que genera privilegios para algunos y exclusión para la mayoría, es importante que no haya cambios, creatividad ni crítica. Por eso a los privilegiados les es importante que se respeten las normas, leyes en general. ¿Cierto?

WOLFGANG:   Efectivamente mi querido Perberto.

PERBERTO: Justamente por esa razón es porque los guardianes y conservadores del sistema de privilegios se han encargado de repetir una y otra vez que el respeto a las leyes, las instituciones y demás vainas que lo único que procuran es reproducir los privilegios

WOLFGANG:   “…dígase lo que se quiera, toda regla, todo precepto será una especie de traba que sofocará el verdadero sentimiento de la naturaleza, hará estéril el verdadero genio y le quitará su verdadera expresión” (Werther, Carta del 26 de mayo)

PERBERTO.– Me haces pensar muchas cosas. Primero entiendo el espacio cultural donde vivistes y te desarrollaste, bajo la idea de una educación integral donde el ser humano exploraba sus posibilidades sin temor a equivocarse ni a ser evaluado y/o categorizado y mucho menos jerarquizado y clasificado para ver si mereces o no mereces seguir estudiando. Ahora la política gubernamental guía la educación bajo normas de competencia y educar gente para ocupar miserables plazas que solo ofrecen la esperanza de mantenerse vivo de un día para otro pero nulificando toda otra posibilidad de futuro.

WOLFGANG: Pues si mi gran amigo Perberto. Ahora que tengo la oportunidad de ver a la distancia la obra de amigos tienes razón. Aunque no lo dijiste también a nosotros nos preocupaba mucha las consecuencias del capitalismo y por eso es que apoyábamos una educación integral donde el individuo explorara sus posibilidades sin temor a ser evaluado, categorizado y mucho menos jerarquizado en un triángulo que determina quién tiene derecho a seguir estudiando y quién no, quien puede acceder a mejores salario y quién no, quien puede moverse a otros espacios de su interés personal más allá de lo que diga o le interese al sistema.

PERBERTO:  Pues si lo que le interesa a los privilegiados del sistema es reproducirlo y para eso constantemente promueven el cumplimiento de las leyes y el respeto a las instituciones. Y lo peor del caso es que se disfrazan de buenos hombres ocupados en la educación pero sólo en la básica para producir obreros, mientras reducen el presupuesto en educación superior y orientan y estimulan la reproducción de investigaciones para la productividad mientras ignoran o de plano no toman en cuenta formaciones superiores integrales donde la crítica y la creatividad se puedan vincular a políticas públicas. Eso, acabaría con privilegios.

WOLFGANG:  ”…porque, dígase lo que se quiera, toda regla, todo precepto será una especie de traba que sofocará el verdadero sentimiento de la Naturaleza, hará estéril el verdadero genio y le quitará su verdadera expresión.” (Werther, Carta del 26 de mayo)

PERBERTO:  Digamos, mi querido Goethe, que la creatividad y el seguimiento de reglas no se llevan. ¿Cierto?

WOLFGANG: Así es. “Me dirás que esto es demasiado fuerte. Pues bien yo te diré que lo que hace la regla es podar las ramas chuponas, impedir el que crezcan y se extiendan”

PERBERTO: Pues sí, lo que quieren con tanta imposición y seguimiento de leyes (por que no fue una reforma democrática fue una simulación en donde 4 ó 5 decidieron por toda la nación). Es reproducir la injusticia. Lo mismo con la imposición de exámenes de criterios unilaterales para producir trabajadores. Podando árboles.

Los poderosos conservan sus privilegios disfrazados de hombres buenos promoviendo el cumplimiento de leyes y respeto a las instituciones.

*El autor es doctor en Filosofía por la Universidad de Berkeley, se desempeña actualmente como profesor en la Universidad de Guadalajara, en el Departamento de Filosofía.

 

 

Publicado por

RevistaVadeNuez

Revista Va de Nuez, publicación que nació en Nogales, Sonora el 9 de febrero de 2005. En 2007 se comienza a publicar en Guadalajara, Jalisco y a la fecha. Ahora construyendo esta página con lo más relevante a partir del número 10, para nuestros lectores. Directora y Editora Rosario Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *