Crónica de la migración del papel a lo digital. Caso Revista Va de Nuez

Rosario Orozco

Llego al hotel en Querétaro donde se realizaría el Encuentro de Revistas y Suplementos Culturales Mayo 27 de 2014, todo en orden, mucha amabilidad de parte de los organizadores y trabajadores del hotel. Subo al elevador, encuentro un área con un pasillo largo, enorme, pensando en el incidente nada agradable con el taxista, el cansancio del viaje, la madrugada, me encuentro con la sonrisa de alguien vestido de negro con una calavera en el cinturón, cabello largo, me dice “Hola”, devuelvo el saludo y pregunto si también está ahí por un Encuentro de Revistas, dice que sí y bueno adiós, adiós, sí después nos vemos. ¡Ah qué padre!

Al día siguiente por la mañana, escuchar las diversas propuestas de cada revista, los ejes temáticos seleccionados. Quedamos atrapados con el taller de edición digital; todo, absolutamente se puede hacer en la red, mucho más fácil sin complicaciones. Entonces comienza mi duda existencial, y para qué batallar con el tener que ir a la imprenta, el uso del Indesign, las pruebas, las pruebas finas, el costo del papel, el costo de la portada, las tintas, a veces enfrentarse al desmerecimiento de los tonos sobre lo que tú ves en pantalla y lo que te imprimen en papel, sí ya sé que existen los pantones, pero en la práctica real en Guadalajara, eso todavía es en sí, como una ficción.

Hablo con Jos Velasco, el segundo día. Le explico sobre mi reticencia con el hecho de emigrar a lo digital, ¡ah!, pero tengo un blog y un espacio en wordpress. Más alimento el blog, pero no siempre. Veo el mundo digital como algo efímero, bastante “x”, aquí sí, no sabes quién es tu lector. Todo eso. Jos escucha, no dice nada, sólo: si quieres piénsalo y nos vemos mañana. Ok, nos vemos mañana. Y yo, creo que sí me interesa emigrar, pero déjame pensarlo de aquí a mañana; es que tengo un dilema porque tengo colaboradores que me han dicho que si paso la revista a digital sería como abaratarla, y tal vez ya no quieran colaborar, si la mando a la red.

Por la noche, yo con mis cuestionamientos, esta vez para Tierra Adentro, ¿tú consideras que Tierra Adentro difunde las ideas dominantes? El interlocutor representante de la editorial dice que… la literatura es ficción, pero yo digo, que (como la lengua) es una representación de la realidad (aquí vienen a mí los cuentos de Rulfo, sí cuáaaanta ficción, tal vez se pueda matizar si tomamos en cuenta que en ciertos ámbitos la literatura actual en México, la literatura oficial, sí está respondiendo a una ficción en tanto que está muestrando sólo ambientes y contextos que reflejan una determinada clase social que dan la representación del nivel de la burguesía en lo que para algunos pensadores estaría en el nivel de la hegemonía). Ambos sabemos que no se podría dialogar con tan distantes perspectivas literarias, cede el micro al otro compañero editor, quien responde, visiblemente molesto, que no entendió la pregunta. Así la vida. Alguien comienza a aplaudir y se da por terminada la sesión.

Siguen las presentaciones, yo pensando si seguir o no en lo digital, una vez tomada la decisión es cosa de apalabrarse con Jos. Ya está hecho, en menos de dos horas quedó el sitio www.revistavadenuez.com. Y como esto es una crónica ya no hay más que agradecer a los organizadores, siempre atentos y cordiales, a la muerte, tan elegante ataviada y declamadora sin igual, que nos rondaba por el museo del Ex Convento de Santa Rosa de Viterbo y recordar todos esos lugares tan bellos que tienen en Querétaro. Gracias también a los compañeros editores de toda la república, por compartir sus vivencias en torno a la edición en este país, que se precia de tener tan bajos niveles de lectores. Hasta donde las ganas por continuar publicando, editando, exponiendo y mantener el puente en pie, nos alcancen.