ALTAVISTA DE RAMOS

José Fernando Ulúa

Altavista de Ramos es una comunidad tranquila alejada del ajetreo de la ciudad, escondida entre sembradíos de milpa y caña dulce y el calor de sus habitantes. Está ubicada cerca de la cabecera municipal de Ameca, Jalisco. Ameca, que significa mecate de agua, tiene un río largo de aguas transparentes y milagrosas que desemboca en el océano Pacífico.

Llegar a Altavista de Ramos es fácil, basta seguir tu corazón, seguir el camino trazado por las nubes, una carretera que serpentea con su perímetro bordado de pasto verde que crece en tiempos de agua, y que el invierno lo torna en amarillo con su viento helado. Durante el trayecto se observa ganado en majadas o pastando en los montes, rebaños bebiendo en abrevaderos, gallinas sobre montículos de arena picoteando maíz quebrado, sembradíos de milpa o caña creciendo sin prisa; olvidé mencionar las huellas que, a decir de los pobladores, son los pies de Dios mismo; se dice que Altavista de Ramos es su casa de descanso donde pasa tardes otoñales meciéndose en su silla, sobre la banqueta, con la vista perdida en el Picacho.

El Picacho es una pequeña elevación pronunciada en el cerro, que aporta, al ya de por sí hermoso paisaje de Altavista de Ramos, una sensación de calidez, de hospitalidad con la naturaleza; se sabe de algunos ciegos de nacimiento que vienen al Picacho a mojarse los ojos con el agua que nace en las faldas del cerro y Dios les hace el milagro. Escalar el Picacho es tarea de valientes, quien se aventura a su conquista encontrará a su paso serpientes silenciosas o de cascabel sonoro; yo lo escalé, por ejemplo, hace muchos años, todavía conservo en el hombro izquierdo la mordida de un coralillo. Los habitantes de la comunidad, conectados al cielo en este pedazo de tierra, en el que la vegetación crece espesa con frutos abundantes, acostumbrados al trabajo duro cual hombres de campo, suben el Picacho como si de una escalera se tratara. La cima les ofrece un viento fresco como no se siente en ninguna parte del mundo.

Las calles, apaciguadas por el sol de la tarde, están forradas de piedra lavada de río, lo que las vuelve frescas ante el calor pesado de medio día. Las casas pintorescas bajo las tejas rojas regalan a la vista una estampa nostálgica de un pueblo sereno, adornadas, así mismo, por una parvada de gaviotas blancas que cruzan el cielo rojizo de Altavista de Ramos, apenas se vuelve tímido el sol tras las montañas. El tañido de una campana alta llama a los feligreses a la misa vespertina.

Por la tarde regresan los hombres de arrear la yunta montados en sus caballos, otros de andar el campo con sus talegas llenas de tepecamote, flor del cerro que se oculta de los ojos inexpertos debajo de la tierra; las muchachas de la escuela regresan alegres para salir después de la luna a recibir guitarras nocturnas en sus balcones. Algunos viejecitos sabios, en las puertas de sus casas, miran pasar la vida sentados en equipales de cuero de cerdo suave, algunos de palma tejida o de corteza bruta de árboles; la noche se extiende en silencio entre los ojos de los habitantes.


El cielo nocturno en Altavista de Ramos es un océano de estrellas. Basta salir al corral a mitad de la noche, alzar la mirada y perderse en el abismo del universo. Uno se puede quedar dormido en cualquier azotea o sobre los lienzos cimentados en arena de río o piedra de castilla; la tranquilidad inmersa en los oídos acompañada de un concierto noctámbulo de grillos y cigarras ciegas, lo transportan al origen de la vida.

No existe nada mejor en el mundo que un amanecer entre las calles de Altavista, mojadas de brisa, empapadas del canto de los gallos, el mugir de las vacas, la neblina ligera que oculta a lo lejos el galope de los caballos. Las mujeres madrugan para ordeñar las cabras, prender un fogón con la leña cortada de una noche antes; tortear la masa sagrada, producto del maíz del campo, sembrado por agricultores. Brota humo blanco desde dentro de las casas, -habemus tortillas- grita una niña descalza; tras el humo escapa el sonido de los molcajetes.

Yo no soy de por aquí. Aquí nació mi esposa hace un cuarto de siglo. Pero me gusta rondar por estas calles empedradas con piedra lisa en la noche fresca, fumar arriba de un lienzo o debajo de algún guamúchil. Aquí tengo buenos amigos. Me siento con Dios, por ejemplo, en su banqueta; por las tardes se nos pierde la vista mirando hacia el Picacho. Allá arriba, en el cerro, al pie de una penca de nopal, quedó una cruz de palo sin epígrafe, clavada sobre mi tumba. No son muchos los que sobreviven al veneno de un coralillo.

Viernes 30/11/18 en FIL: Se viene Dead Combo

Se viene: Dead Combo

Por Mario Alberto e Israel Guerrero

Guadalajara, Jalisco, 27.11.18

 

Una propuesta atípica arribará al Foro FIL el próximo jueves 30 de noviembre. Y es que, con toda prudencia, se puede calificar así la trayectoria de la banda portuguesa Dead Combo, sobre todo porque se trata de un proyecto fundamentalmente instrumental, aunque también por la manera poco común en la que ha afianzado su fama internacional: a través de la composición de soundtracks para series y películas (de hecho, su prestigio en el séptimo arte ya los ha llevado a tocar en el festival de Cannes).

La banda está conformada por los músicos Pedro Gonçalves y Tó Trips, quienes –en palabras de ellos mismos– encarnan  personajes que podrían estar en un cómic: un enterrador y un gangster. Actualmente, tiene 10 discos disponibles en la red (7 de estudio, dos en vivo y una recopilación) además de casi sesenta mil oyentes mensuales en la plataforma Spotify, la mayoría de ellos distribuidos a lo largo de Europa.

 

Dead Combo es una banda de rock que, a grandes rasgos, mezcla una atmósfera propia del cine western (recuerda particularmente a los trabajos de Ennio Morricone en clásicos como El bueno, el malo y el feo, Django desencadenado o Por un puñado de dólares), con el Fado, género portugués por excelencia. Sin embargo, también exploran otros horizontes musicales sin olvidar su sello particular. Un ejemplo de ello es el influjo enorme de la música caribeña que se aprecie en Cuba 1970. En esta canción, originalmente grabada en el álbum Lusitiania playboys y  perfeccionada posterirmente en Dead Combo e as Cordas da Má Fama, transporta al escucha (tal como lo como sugiere el título) a una velada romántica frente a las costas del caribe mediante un ensamble de cuerdas, una guitarra que suena a flamenco lento, un piano y varias percusiones, entre las que destaca un güiro (instrumento que se toca al raspar su superficie con una baqueta).

 

A modo de recomendación, destaca una de las canciones que conforman Odeon Hotel, el más reciente disco de la banda, lanzado este mismo año. La canción se titula I know, I alone y está inspirada en el poema homónimo del autor lusitano Fernando Pessoa. En ella la voz de Max Lanegan (Queens of the Stone Age) canta los versos –originalmente escritos en inglés– mientras la banda toca una especie de rock lento y solemne, que acentúa la soledad y la tristeza que el poema ya de por sí porta en sí mismo.

Sin más, les dejamos los links oficiales de la banda, en donde se puede conocer más a fondo su propuesta, además de la playlist especial de la plataforma Spotify “This is Dead Combo”:

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCLR-eHJ7_OmCGO-F-gURCBw/featured

Spotify: https://open.spotify.com/artist/4DbBi3EWMhdHMnX8WqRIev?si=Mi0OL_NkTWyb0R-O-cbwwA

This is Dead Combo: https://open.spotify.com/user/spotify/playlist/37i9dQZF1DZ06evO2Ikczv?si=BeVi0DSvT9ioFl98hcUcTg

 

 

 

En el día de la Mujer

Invitamos a 5 mujeres que escriben. Todas estudiantes de Letras Hispánicas, todas con propuestas interesantes sobre la literatura actual en Jalisco. Esperamos pronto tener parte de su obra en esta revista Va de Nuez Literatura y Artes de circulación digital.

Todo en el marco de Jueves Literarios en Prepa 5 U de G. Marcela Vázquez, Mary Carmen Zúñiga, Lorena Cárdenas, Maleni Ruvalcaba, Carolina Rodríguez.

TESTIMONIO (1970)*

Acta del Jurado del concurso regular de poesía (Camilo M. Antonio), Jesús Valle Castillo, Mario Santiago y Joseantonio Suárez declaran:

Considerando que el Estado de Jalisco es cuna preclara de futbolistas, boxeadores, mariachis y demás folkloristas sin alcance internacional; que todos los concursos antes celebrados han sido intrínsecamente perversos y éste no es la excepción. Para no decepcionar a los aficionados al gremio; dictaminamos:

A.- Desiertos los tres premios mencionados en la convocatoria, en la que participaron varias decenas de entusiastas competidores.

B.- Se recomienda la publicación inmediata del poemario: LOS TRESCIENTOS VERSOS del concursante Ricardo Castillo, bajo el seudónimo RON CASTILLO. Único ejemplar rescatable de este decepcionante torrente de posibles candidatos al saloon de la phamma.

C.- Sugerimos se destine el monto de los premios ofrecidos a un estímulo real: la fundación de una biblioteca que propicie posibilidades a los fallidos concursantes y demás público al acceso a la ´buena´literatura.

*Revista Omeyótl Núm 1 Enero-febrero. Dir. Rodolfo Quintero Ramírez

(N.E. Suponemos 1971, al final de la revista se lee Julio 1970).

PODANDO ÁRBOLES

FRANCISCO SALINAS PAZ*

WOLFGANG: «Mucho puede decirse en favor de todas las reglas y preceptos del arte; y poco más o menos lo mismo puede decirse en alabanza de las leyes sociales. Un hombre que se conforma y se atiene estrictamente a ellas no produce nunca nada que sea absurdo o positivamente malo, lo mismo el que se conduce con arreglo a las leyes y a los que exigen las conveniencias sociales, no será nunca un mal vecino ni un insigne malvado; pero en cambio no produce jamás nada notable.» (Werther. Carta del 26 de Mayo)

PERBERTO: ¡¡¡A ver, a ver, a ver!!!   Mi querido Goethe, barajeámela más despacio. O sea que todos aquellos seguidores de normas nunca producirán nada notable, digamos que seguir las reglas permite que los miembros asimilados de una sociedad sean considerados como buenos. Pero la creatividad y el genio quedan anulados. ¿Cierto?

WOLFGANG: ¡¡Así es, mi querido amigo!!!

PERBERTO: Por lo tanto mientras tengamos una sociedad injusta que genera privilegios para algunos y exclusión para la mayoría, es importante que no haya cambios, creatividad ni crítica. Por eso a los privilegiados les es importante que se respeten las normas, leyes en general. ¿Cierto?

WOLFGANG:   Efectivamente mi querido Perberto.

PERBERTO: Justamente por esa razón es porque los guardianes y conservadores del sistema de privilegios se han encargado de repetir una y otra vez que el respeto a las leyes, las instituciones y demás vainas que lo único que procuran es reproducir los privilegios

WOLFGANG:   «…dígase lo que se quiera, toda regla, todo precepto será una especie de traba que sofocará el verdadero sentimiento de la naturaleza, hará estéril el verdadero genio y le quitará su verdadera expresión» (Werther, Carta del 26 de mayo)

PERBERTO.– Me haces pensar muchas cosas. Primero entiendo el espacio cultural donde vivistes y te desarrollaste, bajo la idea de una educación integral donde el ser humano exploraba sus posibilidades sin temor a equivocarse ni a ser evaluado y/o categorizado y mucho menos jerarquizado y clasificado para ver si mereces o no mereces seguir estudiando. Ahora la política gubernamental guía la educación bajo normas de competencia y educar gente para ocupar miserables plazas que solo ofrecen la esperanza de mantenerse vivo de un día para otro pero nulificando toda otra posibilidad de futuro.

WOLFGANG: Pues si mi gran amigo Perberto. Ahora que tengo la oportunidad de ver a la distancia la obra de amigos tienes razón. Aunque no lo dijiste también a nosotros nos preocupaba mucha las consecuencias del capitalismo y por eso es que apoyábamos una educación integral donde el individuo explorara sus posibilidades sin temor a ser evaluado, categorizado y mucho menos jerarquizado en un triángulo que determina quién tiene derecho a seguir estudiando y quién no, quien puede acceder a mejores salario y quién no, quien puede moverse a otros espacios de su interés personal más allá de lo que diga o le interese al sistema.

PERBERTO:  Pues si lo que le interesa a los privilegiados del sistema es reproducirlo y para eso constantemente promueven el cumplimiento de las leyes y el respeto a las instituciones. Y lo peor del caso es que se disfrazan de buenos hombres ocupados en la educación pero sólo en la básica para producir obreros, mientras reducen el presupuesto en educación superior y orientan y estimulan la reproducción de investigaciones para la productividad mientras ignoran o de plano no toman en cuenta formaciones superiores integrales donde la crítica y la creatividad se puedan vincular a políticas públicas. Eso, acabaría con privilegios.

WOLFGANG:  ”…porque, dígase lo que se quiera, toda regla, todo precepto será una especie de traba que sofocará el verdadero sentimiento de la Naturaleza, hará estéril el verdadero genio y le quitará su verdadera expresión.» (Werther, Carta del 26 de mayo)

PERBERTO:  Digamos, mi querido Goethe, que la creatividad y el seguimiento de reglas no se llevan. ¿Cierto?

WOLFGANG: Así es. «Me dirás que esto es demasiado fuerte. Pues bien yo te diré que lo que hace la regla es podar las ramas chuponas, impedir el que crezcan y se extiendan»

PERBERTO: Pues sí, lo que quieren con tanta imposición y seguimiento de leyes (por que no fue una reforma democrática fue una simulación en donde 4 ó 5 decidieron por toda la nación). Es reproducir la injusticia. Lo mismo con la imposición de exámenes de criterios unilaterales para producir trabajadores. Podando árboles.

Los poderosos conservan sus privilegios disfrazados de hombres buenos promoviendo el cumplimiento de leyes y respeto a las instituciones.

*El autor es doctor en Filosofía por la Universidad de Berkeley, se desempeña actualmente como profesor en la Universidad de Guadalajara, en el Departamento de Filosofía.

 

 

Va de Nuez No. 26, Presentación 20 de Octubre, 12 años y ocho meses

Sobre la presentación de Va de Nuez Literatura y Artes No. 26 y sus 12 años, en realidad serían 12 y 8 meses, presentamos el 20 de octubre del presente año en el Centro Cultural Centenario dirigido por el Mtro. Carlos Sandoval . El inicio fue en 2005 en Nogales, Sonora, el taller: La Literatura es un Arma Cargada de Futuro. Así en Febrero 2018 estaríamos cumpliendo los 13 años justo por el 9 de febrero.

En el Número 26 encontramos poemas: Enriketta Luissi, (San Diego, Olga Gutierrez Garcia) Ale Botto, (Seguin, Tx),  Lunamia Rocío Jiménez Pérez, (Comalcalco, Tabasco) Luca Nicastro, (Lido, Italia), Carlos Prospero (Tapachula –  Guadalajara) Natash Elib  San Luis Potosí – Guadalajara;  ensayo breve: Rosario Orozco,  José Ruiz Mercado (Guadalajara, Jalisco) ,  relato: Aldo Carbajal, (Guadalajara, Jal. ), Ana Vázquez Vargas (Atotonilco, El Alto, Jalisco);  Karla Barajas escribió minificciones, Ney Antonio Salinas, cuento.

En este número hay algunos textos relacionados con el tema de los gatos, no porque se hayan puesto de moda en internet, sino por un asunto de cariño y admiración por parte de quienes escribimos y hemos observado y amado a estos seres extraordinarios. También está presente la religión (dada nuestra cultura), la migración,  que ha sido un tema recurrente en la revista en varios números. Así como un análisis sobre algunas consideraciones de Heidegger  y Ramos respecto a la poesía y la diferencia entre lo actualmente  publicado como tal.

Una de las características constantes de Va de Nuez,  es la interculturalidad, varias culturas presentes en el mismo ejemplar,  ya nos lo habría señalado en alguna ocasión un amigo sociólogo.

Entre los aciertos de este número están los gatos ilustrados por el pintor de Guadalajara, Jalisco,  Chava Rodríguez Castañeda, dados algunos textos al inicio de la compilación del número 26.  Fotografías: Silvia Chavira, Chema Martínez, Daniel Proteo;  dibujos: Jaciel García Suárez.  Daniel de CDMX, los demás de Guadalajara, Jalisco.

En la presentación del 20 de octubre presentaron José Ruiz Mercado y Carlos Prospero como parte de los autores constantes en la publicación, así como la directora, firmante de esta nota. También nos acompañó Aldo Carbajal y Librado Vega. Amigos y personas interesadas en conocer la continuidad de Va de Nuez que va por la libre sin recursos de apoyo por parte de ninguna institución, lo cual nos da libertar para poder escribir sin líneas dadas. Se han realizado tesis en la Unam sobre lo publicado en algunos números anteriores.  Actualmente, y a petición de ellos mismos,  existe una colección completa hasta el número 25 en la Coordinación Nacional de Literatura en la Ciudad de México.

 

Rosario Orozco

Directora Va de Nuez Literatura y Artes, No. 26.

Fotografías

Carlos Prospero